askSensei.com
English   Espa  
novedades
nuestra tienda
publicaciones
kids corner
nosotros
 
 
  Práctica & Técnica Aprender & Enseñar Salud & Fitness Mente & Cuerpo Arte & Naturaleza Tradiciones & más  

fitness level

¿Viejo para empezar?

Ya estoy un poquito entrado en años pero continúo interesado en las artes marciales. Mi doctor dice que necesito hacer más ejercicio pero me preocupa mi espalda. ¿Algún comentario al respecto?

Muchos de los modernos sistemas de ejercicio físico pueden conducir al desarrollo excesivo de un área específica del cuerpo descuidando significativamente el resto, lo cual perjudica la correcta alineación del cuerpo. El físicoculturismo junto a los localizados ejercicios que se enfocan sólo hacia la obtención de una atractiva apariencia muscular, pueden interferir con la flexibilidad y ser una fuente de lesiones provenientes de repetir tantas veces los mismos esfuerzos. Aquellos obsesionados por un estómago plano que adquirieron el último artilugio para ejercicios abdominales, deben tener en cuenta que pueden echar sus cuellos o espaldas fuera de alineación debido a la falta de soporte muscular, o bien agravar problemas de discos o vértebras por medio del desgaste o torsiones en posturas inapropiadas, de las cuales se derivarán consecuencias muy desafortunadas para quienes sólo se iniciaron en un programa de ejercicio con el genuino interés de ponerse en forma. La tendencia a querer compensar un prolongado período de inactividad contribuye directamente al fracaso. Es importante comprender la composición muscular y ósea, de ligamentos y tendones, saber cómo se interconectan entre sí y entrenar entonces para corregir debilidades de una manera gradual.

Por regla general, las personas de vida sedentaria suelen permitir que sus abdómenes se aflojen, lo cual provoca a menudo dolores en la zona baja de la espalda debidos a la contracción de los fuertes músculos de la espalda que inducen una inclinación de la pelvis hacia abajo y atrás. Las personas más activas, en especial los corredores y ciclistas por ejemplo, pueden sentir una notable falta de flexibilidad en la zona lumbar cuando realizan ejercicios de estiramiento, pero en este caso son los músculos posteriores de las piernas los que están excesivamente contraídos e inhiben la capacidad para flexionarse hacia adelante para tocar el piso. Con mucha frecuencia, el alineamiento de pelvis y caderas puede echarse a perder de repente por medio de la contracción del músculo psoas, que discurre desde lo alto del muslo a través de la cadera hasta el sacro en la base de la columna. Cualquiera de éstas situaciones pueden causar la aparición de dolores de espalda o cuello, degeneración espinal e inhibir la movilidad, pero técnicamente no son en absoluto condiciones propias de la columna. Sin embargo, el desequilibrio prolongado y el desalineamiento corporal pueden sin lugar a dudas causar serios problemas en la columna sino se los atiende a su debido tiempo.

En la medicina oriental, muchas de las terapias y tratamientos comienzan con el retorno a la correcta alineación vertebral, así como también los métodos usados para su efectividad terapéutica. El Shiatsu (masaje de presión digital) y el Sotai (técnicas de manipulación suave combinadas con ejercicio natural), por ejemplo, persiguen el desbloqueo de la tensión corporal, recobrando el equilibrio en la adaptación de los músculos y los huesos y estimulando la energía vital para poder colaborar con la curación y el mantenimiento de un estado de salud activo. La Acupuntura y la Acupresión también actúan a partir de las fuerzas naturales del cuerpo.

Aunque el entrenamiento marcial se centra en la defensa personal junto a la prevención de lesiones, no pretende inicialmente convertirse en un arte curativa pese a resultar de gran de utilidad en el proceso de recuperación de ciertas lesiones, siempre tras el preceptivo diagnóstico profesional y el tratamiento apropiado. En este sentido, como el entrenamiento marcial incorpora desde el principio grandes dosis de autoevaluación y la subsiguiente toma de consciencia personal, a lo cual se suman las observaciones del profesor, su práctica se fusiona particularmente muy bien con los métodos terapéuticos orientales, que en general, enfatizan el tratamiento del cuerpo, la mente y el espíritu de la persona en su totalidad como base para su salud, en lugar del punto de vista del tratamiento sintomático de la enfermedad que con frecuencia se establece en la medicina occidental. Muchas de las modernas terapias alternativas basadas en el movimiento, como la desarrollada por Feldenkrais (el primer judoka cinturón negro de Europa), tomaron prestados los ejercicios más básicos del entrenamiento tradicional en las artes marciales, usándolos (a veces lentamente o modificados para una manipulación manual) como tratamiento de enfermedades o lesiones.

El entrenamiento de arte marcial puede ser recomendable como programa de ejercicios debido a la cualificada supervisión por parte del instructor, su enfoque progresivo, y el énfasis puesto durante su práctica en la mejora técnica y la correcta posición corporal. Paciencia, disciplina y habilidad para mantener el foco de atención aquí y ahora, en el instante presente, son otros de los beneficios brindados por el régimen de ejercicios de las artes marciales. En otros deportes o disciplinas físicas, los participantes pueden llegar a desanimarse o ser forzados a la discontinuidad si su objetivo o atmósfera competitiva no les permiten el progreso individual dentro del grupo. En este sentido, es importante que el profesor sea capaz de asistir a los estudiantes en la evaluación de lo que sucede con sus cuerpos durante el proceso del entrenamiento.

 

 

 

Entrenamiento para adelgazar mis brazos

Diariamente entreno en karate, kobudo, kumite y cardio-kickboxing. Soy una mujer de 31 años de edad, 5'3" de altura y peso 140 lbs. Consecuentemente mis brazos han crecido demasiado y quisiera adelgazarlos. ¿Qué ejercicio debo hacer? No quiero que el músculo se torne en tejido adiposo. - Gail, U.S.A.

Antes que nada usted debe ser felicitada por su energía y dedicación al entrenamiento. Es absolutamente natural que su cuerpo experimente cambios a la adaptación como respuesta al ejercicio. Sus brazos pueden sentirse inicialmente más grandes como resultado del desarrollo muscular. Si usted se centra en el entrenamiento para la velocidad en lugar de la fuerza (la que también le dará potencia y fuerza), el músculo deberá proporcionar forma a sus brazos, no bulto.

Si ha comenzado este entrenamiento relativamente reciente, usted puede estar creando músculo por debajo del tejido adiposo, el que ya está presente allí, dando entonces el efecto que usted describe. A medida que continúe entrenando esta grasa será utilizada por el cuerpo como combustible, dejándola con los brazos bien formados y fibrosos (y el cuerpo de igual manera).

Usted no menciona si también está levantando pesas (o si las armas son pesadas). El levantamiento de pesas "pesadas" con repeticiones crecientes, en lugar de ejercitarse con pesos "ligeros", puede también producir un resultado similar. El entrenamiento de bolsa para golpeo también deberá hacerse con hincapié en la velocidad.

Además, ¿está Ud. influenciada por el "mensaje poco realista y distorsionado" acerca de cómo los brazos de las mujeres deben parecer? La televisión, las revistas y las películas nos muestran también muchos ejemplos de mujeres con los brazos descubiertos, sin presencia alguna como para poder hablar de ellos y con los que probablemente no podrían siquiera levantar su propia maleta, anormalmente delgadas, no muy saludables, infelices y débiles. Muchas otras mujeres amarían tener la fuerza de brazos que usted obviamente está desarrollando. Si continúa su entrenamiento desarrollará un cuerpo que será atractivo, fuerte y sano, en acción y función.

Continúe trabajando en su entrenamiento aeróbico / cardiovascular, con énfasis en las repeticiones rápidas. Así quemará la grasa, "alargando" y tonificando sus músculos. Esté atenta a que en su práctica de kobudo, no está manejando armas que son demasiado pesadas para esta etapa de su desarrollo. Usted también deseará consultar nuestro libro El Arte Secreto de la Salud y de la Buena Forma Física (disponible en la versión electrónica a través de askSensei.com) como guía y obtención de ejercicios que "completará" su entrenamiento.

Es muy importante que recuerde que estamos entrenando un Arte Marcial por todos los beneficios que tiene para ofrecer: física, mental y espiritualmente. Deje que los cambios sucedan por sí sólos. Céntrese en cómo usted se siente y lo que usted puede hacer, que desde ya es más que admirable. El resto fluirá de manera natural. Fije su mirada un poco más allá y a lo largo de camino, y goce del momento en el que usted está participando.

banner

 

 

 

Alineamiento de la columna como tema principal

Yo practico kickboxing y en la clase de adultos parecen obsesionados con el stretching de piernas y el entrenamiento cardiovascular. En conversaciones trato de subrayar la importancia del alineamiento de columna como tema central, pero ninguno parece darse importancia. ¿Soy la única persona en ésto?

No, no eres la única y tarde o temprano tus compañeros kickboxers se añadirán. Todos los aspectos del entrenamiento físico son importante, complementándose entre si. El descuido de la atención a la columna puede conducir a serios problemas.

Por cierto, tan pronto como alguien comienza a versar sobre la espalda, postura o respiración, tendemos a sentarnos erguidos, tiramos nuestros hombros hacia atrás y nos retorcemos para acomodarnos en nuestras sillas. Tal como probablemente pudo haberlo hecho cuando comenzó a leer éste texto. Si bien generalmente es una buena reacción, indica que probablemente no nos sentamos o paramos apropiadamente en primer lugar. Inactividad, junto con una pobre posición corporal, hace más daño a las espaldas y cuellos con el correr del tiempo que cualquier otra actividad vigorosa tales como: levantar pesas, realizar un servicio en tenis o tan siquiera un menor accidente de tráfico. A pesar de que éstos últimos son los responsables de numerosas lesiones, es notable que muchos de los movimientos que "ponen la espalda fuera de lugar" tienden a ser simples y cotidianos como al doblarse rápidamente para recoger una media, extenderse al tender la cama o levantar una valija del baúl de su automóvil. La causa por la que frecuentemente fracasamos al realizar dichos movimientos no descansa en las acciones en sí, sino que es la negligencia con que hemos usado nuestro sistema espinal durante años, y en ciertos casos la vida entera.

Aunque es evidente que muchas personas han nacido con curvaturas o anomalías, y otras han sufrido lesiones que producieron condiciones que requieren de un cuidado especial, la mayoría de nosotros hemos permitido a nuestra espina dorsal desplazarse de su correcta alineación de manera gradual. Con el tiempo, los tejidos y músculos que la rodean se compensan y adaptan. Incluso cuando nos dicen que nos sentemos rectamente, nos podemos sentir en línea pero en realidad presentamos tenues combas en la columna, pudiendo producir un movimiento antinatural en sus componentes, como ocurre cuando las ruedas del automóvil están desalineadas, desgastando las cubiertas desigualmente. También, al envejecer, la capacidad natural para absorver choques comienza a perder su elasticidad, y cualquier sacudida severa, especialmente cuando las vértebras están desviadas o fuera de línea, pueden ocasionar su desplome y abatimiento.

Afortunadamente, en los años recientes y gracias a la ayuda de médicos deportólogos y terapistas corporales, hemos logrado reconocer que éstos defectos pueden evitarse, y en muchos casos revertirlos por medio de ejercicios, buena postura y más respeto por la contextura que soporta al cuerpo.

El artista marcial empeñado en éste campo trabaja ampliamente en la alineación espinal, haya o no experimentado con anterioridad el dolor de espalda o cuello. Así como, de igual manera en que los estudiantes de artes marciales entrenan el arte de la respiración al iniciar sus prácticas, también aprenden el arte de pararse y sentarse correctamente. Para moverse apropiadamente, el artista marcial requiere de un cuerpo tonificado y bien dispuesto, en el cual sus reflejos, balance, fortaleza, flexibilidad y energía intrínseca responden armónicamente, lo cual resultará imposible sin una buena alineación de la columna, la cabeza y el resto del cuerpo.

Puesto que gran parte del entrenamiento en el Arte Marcial está basado en la disciplina y ejecución supervisada de una correcta técnica, se ofrece así una excelente oportunidad para el desarrollo o restauración del alinemiento. Aprender a localizar su propio centro de gravedad para ejercer una palanca, o bien rotar el cuerpo a su alrededor, es una práctica común desde el pimer día, la que continuará refinándose de forma sutil a niveles de entrenamiento más avanzados. Desde el punto de vista de la salud y la aptitud física, la elegancia técnica y los alardes de balance y agilidad se ejecutan para ayudar a la obtención de una relajada posición natural.

El desarrollo de la atención personal sobre nuestro cuerpo, o sentido kinestésico. que nos indica en dónde están los segmentos corporales y cómo se mueven durante la ejecución técnica, tiene un enorme valor tanto adentro como afuera del dojo. El artista marcial requiere de habilidad para moverse con rapidez y cambiar de dirección de manera súbita, pero también deberá mantener su base en una postura estable cuando sea necesario. A pesar de que éstas demandas pueden parecer contradictorias, son en verdad los principios de yin y yang en acción; ambos son necesarios para una perfomance balanceada.

 

 

 

¿Son los puntos vitales sólo para hacer daño al cuerpo humano?

¿Son los puntos vitales sólo para hacer daño al cuerpo humano?

Absolutamente no. Aún cuando los puntos vitales son reconocidos como áreas vulnerables, también son puntos de energía y de equilibrio de la salud. Se cree también que estos puntos permiten acceso al fluir de la energía Ki.


Vital Spots ©1999 Claudio Iedwab

Los puntos vitales para la aplicación de técnicas en las artes marciales pueden ser vistos en relación con los meridianos y chakras. Ilustración por ©1999-2012 Claudio Iedwab

 

Es importante recordar que en la filosofía oriental y sus prácticas de salud, la mente y el cuerpo no sufren de la interpretación como entidades completamente distintas y separadas. Mente, cuerpo y espíritu están inextricablemente ligados cuando consideramos la energía del ki. Es más, la conexión del individuo con las fuerzas circulares y los elementos actuantes en la naturaleza es parte de éste cuadro. Tales relaciones son muy importantes para el estudio de las artes marciales y se revelan sistemáticamente a medida que el entrenamiento procede. Por medio de la práctica física y el desarrollo de las conexiones entre los aspectos conscientes e inconscientes, las realidades mentales y espirituales de ésta energía pueden comenzar a comprenderse. A medida que las destrezas progresan y la experiencia aumenta, la habilidad para acceder y utilizar esas energías mejora considerablemente. A niveles más avanzados la atención se dirige al ki como interés primario de la práctica, convirtiendo las técnicas físicas más bien en consecuencia de la aplicación del ki. La reacción, en éste caso, se transforma en acción.

Artistas marciales comprenden de manera práctica e intuitiva que existe más en sus entrenamientos que lo meramente físico. Al conocer la fragilidad del cuerpo humano, disipamos cualquier ilusión de invencibilidad. Durante la práctica, el énfasis se deposita en el respeto mutuo y cuidado por el compañero, extendiendo dicha consideración hacia los otros más allá de las paredes del dojo.

Este antiguo conocimiento del ki también resulta de suma interés para los artistas marciales por su bienestar personal con respecto a la autocuración, reducción de estrés y control del dolor, e igualmente por su relación con los puntos vitales en el cuerpo susceptibles de ser usados en la defensa personal. Muchos son los puntos que al manipularse en cierta manera pueden causar sensaciones placenteras y energías curativas, pero si se golpean o pellizcan pueden causar dolor, parálisis o en ciertos casos serias lesiones e incluso la muerte. Con el correr de los siglos, el estudio de éstos puntos vitales ha sido cartografiados mediante dibujos o estatuillas para ilustrar la localización de meridianos y puntos. Esculturas tridimensionales de bronce fueron producidas en China en 1026 d.C. con el propósito de enseñar acupuntura y moxibustión.

Según las diversas áreas geográficas y sus correspondientes representaciones textuales, los mismos puntos y meridianos tienen diferentes nombres, persumiblemente para controlar la diseminación de éste tipo de conocimiento y asegurarse de que su uso se atuviera a los propósitos adecuados. Sin duda, los acupunturistas ejercitan cautela en el uso de ciertos puntos o bien del momento indicado para actuar sobre ellos, pues conocen del peligro de producir posibles lesiones. De más está decir que otros tantos puntos fueron secretamente guardados dentro del rango médico, y entre los eruditos de la salud y las artes marciales. Se cree que el conocimiento de la percusión de puntos vitales junto con el uso de agarres, fue introducido en el Japón en 1638 por un artista marcial chino llamado Chen Gen Pin. Con el tiempo sus estudiantes formularon separadas escuelas de jujutsu que incorporaron éstas técnicas.

El estudio de puntos vitales ha capturado una gran atención en la literatura occidental de las artes marciales, pues el poder casi mágico de éste conocimiento parece atraer a muchos de sus practicantes. De todas maneras, es verdad que el uso de la energía ki, balance y foco de poder, pertenece directamente al proceso del entrenamiento en sí. Desde el punto de vista de la salud y el estado físico, es aquí en donde reside la "magia" real, constituyendo de esa forma el área de la sabiduría tradicional de más valor para los estudiantes modernos.

Evidentemente, mucho son los blancos disponibles en el cuerpo humano en donde, puntos débiles u órganos vitales, pueden ser impactados. Resulta interesante que dentro de las artes marciales orientales, históricamente se ha prestado una especial atención a las localidades que también pueden curar, y comúnmente la aplicación de un golpe en éstos mismos puntos causa reacciones temporarias tales como dolor, parálisis o pérdidad de la consciencia sin producir daño permanente. El conocimiento de éstos puntos es extremadamente útil considerando el "primer mandato" de la defensa personal, en el que la oportunidad para escapar o detener un ataque es siempre la estrategia preferida. Cuanto más aprende el artista marcial acerca de las áreas vulnerables del cuerpo humano, más consciente se torna de protegerlas.

 

 

 

¿Por qué no usamos el lado dominante del cuerpo?

Derecha, izquierda, derecha, izquierda... ¿Por qué no usar el lado dominante del cuerpo? De esa manera se puede reducir el tiempo de entrenamiento a la mitad!

Sí, pero sólo estás correcto a mitad de camino. La ecuación total se completa cuando la acción bilateral del cuerpo se remarca en el entrenamiento de las artes marciales. El estudiante es desalentado a favorecer su lado dominante, de manera que desarrolle igual proficiencia en sus habilidades, tanto del lado izquierdo como del derecho. Atención extra es dedicada al lado débil, con más repeticiones, resistencia, o tiempo de ejecución.

Se acepta que para aprender una técnica es mejor el hacerlo del lado más favorable, pero cuando se la practica uno deberá comenzar y finalizar en el lado más "deficiente". Esto es importante debido a que debés evitar demonstrar debilidades a tu oponente, pero también permite mantener un balance en la fotaleza muscular a través de la pelvis, espalda, y hombros que te ayudará a controlar la alineación de la columna. Podemos aparecer erguidos y derechos en el plano frontal, y con curvaturas naturales en el plano lateral, sin embargo, una vista desde arriba podría indicar un torcimiento de la pelvis y de los hombros en la posición de descanso, pudiendo inhibir a la flexibilidad, o bien conducir a un desagaste de las vértebras bajo una carga o estrés inusual.

Desde el punto de vista de la defensa personal, también tenemos que considerar la situación en donde una lesión pude prevenirnos por usar el "mejor" lado. También está comprobado científicamente que cuando practicamos en el lado "débil", directamente mejoramos el opuesto. Piensa acerca de lo expuesto... por supuesto usando ambos hemisferios cerebrales. ¡Saludos!

 

 

 

Table of Contents

 

Sitio de Artes Marciales en formato de preguntas y respuestas con enfoque inteligente, saludable y artístico.
©2000 - 2016 Claudio Iedwab & Roxanne Standefer - askSensei.com - All rights reserved

karate-do • judo • taekwondo • gorindo • aikido • savate • jujutsu • yoga • kempo • capoeira • kung fu • hapkido • self-defense • tai chi • kendo • kobudo & more

Sitio web diseñado por Foresight & Imagination

Site Meter